Un verano diferente

on

You stand with the gun in your hand
Staring at the wall with a look so sad
Thinking about who really cares
And will they even notice if I just disappeared

Era una mañana de verano. No una mañana común de verano, ya que, era la primera vez en décadas, que en su país vivían un verano tan frío, ventoso y con frecuentes lloviznas, las cuales abrumaban a todo aquel que llevaba meses esperando el calor del sol veraniego tras un crudo invierno que azotó con fuerza cada rincón de su pequeña nación.

Luego de hacer un rápido censo entre sus familiar y amigos, Jeremy llegó a la conclusión de que él era el único al que este clima le parecía el mejor de los pronósticos en el nuevo año, puesto que, en su experiencia, el asfixiante calor del verano encabezaba su lista de motivos para odiar el cambio de año, cada año.

Esta vez y, a pesar de su situación, el clima parecía estar alineándose a su favor o como Jeremy lo pensaba, despidiéndose de él en un tono menos agresivo, como quien quiere hacer las pases con un perenne rival.

Jeremy se sentía agobiado por la vida. Sus planes no salían como él quería y con cada contratiempo y “derrota”, sentía que las ganas de luchar disminuían a pesar del apoyo constante de su familia.

Jeremy simplemente no sentía ganas de seguir.

Esa tarde, decidió tomar el bus hacia la ciudad. Un trayecto de al menos una hora pero una expericencia que no vivía desde su etapa universitaria, la cual lo mantuvo sin dinero hasta que por fin  logró conseguir su primer empleo. Su primero y único, luego de ocho años.

Como era su costumbre, en sus días de universidad, lo primero que “debía” hacer antes de subirse al autobus, era conectar sus audifonos a su teléfono celular y desconectarse del mundo a su alrededor, aunque fuese una última vez, el ritual era obligatorio.

No obstante, ya en el autobus, se dió cuenta que sus auriculares inalámbricos estaban funcionando con el último nivel de batería y que pronto, más pronto de lo que él hubiese deseado, tendría que escuchar lo que pasaba a su alrededor, en el bus. Algo que no le interesaba, algo que nunca le interesó y algo que le hizo desear que el trayecto terminara lo más pronto posible aunque eso significara acelerar el plan al final del día.

Tras 10 minutos en su ruta, un hombre, viejo y desarreglado, abordó el autobus y tomó su lugar en los asientos adelante de Jeremy pero en el pasillo de al lado. Jeremy lo miró porque su apariencia andrajosa y larga barba desaliñada eran elementos que llamaban la atención de todos en el vehículo.

Jeremy notó que el hombre comenzaba a hablar con una pareja que venía en el autobus desde antes que él lo abordara y al parecer eran personas que se conocían desde hacía tiempo atrás.

“Life is beautiful, you share a little love with the whole wide world…”, sonaba en los auriculares de Jeremy, mientras su atención cambiaba poco a poco de sus últimos minutos de música a la historia de aquel extraño individuo.

“…entonces, de todo ha pasado. Mi familia está ahí y ellos están pendientes pero la verdad no es como que yo sea parte de ellos. Cada uno hizo su vida y siguen adelante. No tienen tiempo como para andar cuidandome a mí también, ni quiero que lo hagan,” contaba el hombre.

“…and hey,

I know you can find a way,

You’re beautiful to me.”

Jeremy detuvo la canción y puso toda su atención en las palabras de aquel hombre mientras veía en el horizonte que el camino estaba despejado, lo que haría su viaje corto y sin contratiempos.

“… hace cinco años que vivo de lo que las demás personas se apiaden de darme”, continuó el anciano.

“Tengo muchos amigos en la calle, en la comunidad. Igual, mi familia está pendiente, como les dije, pero como no tengo una casa ni nada que ofrecer prefiero mantener la distancia,” comentó el hombre con una serenidad de alguien que parecía haber tomado con normalidad el hecho de vivir como indigente aun cuando su familia estaba dispuesta a recibirlo con los brazos abiertos, justo como Jeremy.

“Creo que hace 5 años fue el momento en el que mi vida cambió y me di cuenta de que lo material no lo hace a uno. Es lo que uno lleva dentro y lo que los padres y la vida le han enseñado,” agregó el hombre.

“Hace 5 años, mi mamá cayó en el hospital. Estaba muy mayor y la aquejaban varias enfermedades. Por días y noches yo me mantuve a su lado. No me moví a pesar de la insistencia de mi familia ni de los gestos de reprobación de las enfermeras que, al parecer, tenían un  problema con mi apariencia. Creo que no esperan a alguien como yo en un hospital privado” dijo el hombre con un tono entre irónico y molesto.

“Mi familia iba y venía pero yo era el único que estuvo ahí para nuestra mamá durante las semanas que ella permaneció en el hospital. Y sí, yo no tenía ota cosas más que hacer pero no se trataba de tiempo, sino de actitud. Una cosa es querer hacer las cosas y otra verse en la obligación de cumplir con ciertas demandas sociales y así sentí yo a muchos de ellos por días.”

“Fue hasta que en el último día, temprano, mi mamá nos dijo que esperaba que todos juntos aprendieramos los unos de los otros porque no había peor error que creer que uno solo tiene las respuestas para todo y que los demás jamás entenderán lo que uno vive. Ella nos dijo que a pesar de que fuéramos tan diferentes, todos teníamos las mismas raíces y que entre más cerca estuviéramos, más fuertes íbamos a ser.”

“Ya en la noche, todos mis hermanos y yo estábamos en el hospital y me tocó a mí, en horas de la madrugada escuchar como las máquinas indicaban que mi mamá se había ido. Sentir sus manos frías en una señal de que había dejado su calidez y su vida con nosotros durante sus últimas palabras.”

“Cuando mis hermanos y sus hijos entraron a la habitación, todos lloraban pero todos nos abrazamos y por primera vez en días noté en ellos un sentimiento, no de responsabilidad ni de culpa, sino de cariño y de determinación por cumplir la última misión que nuestra viejita nos había encomendado,” concluyó el anciano.

Jeremy miraba hacia el espacio vacío frente a él, en realidad, su mente estaba fija en la historia de aquel hombre y cómo una persona es capaz de soportar tanto y aún así tener la voluntad de vivir aunque sea bajo sus propios términos.

“Yo ahora lo que hago es visitar más a mis hermanos y hermanas. Ahora los hijos me conocen mejor y me ofrecen ayuda aunque yo la rechazo. Ya dije, no quiero ser carga de nadie. Incluso, los nietos juegan conmigo y me preguntan mil cosas de cómo vivo y qué hago y qué conozco y me divierte poder compartir con ellos. Pero siento que debo seguir adelante por mis propios medios y aunque comparta con ellos, no depender de su tiempo ni de su bondad porque si algo me dejó aquella noche, es que quiero recibir de ellos ese sentimiento de cariño real, de determinación por mantener a la familia unida y no quiero que eso vuelva a convertirse en una obligación, como lo era mi mamá antes de sus últimas palabras”.

El silencio, aunque de varios segundos, antes de que el hombre se despidiera de sus conocidos y se bajara del autobus, embargó a Jeremy quien decidió hacer algo más con su día.

Jeremy siguió su recorrido en el bus hasta llegar a la última estación, pero en lugar de continuar con su plan original, decidió ir a una cafetería y comenzar a planear lo que sería la segunda etapa de su vida.

Life is beautiful...” sonó en su mente el estribillo de la canción que había dejado de oír para dejar entrar una vida completa a sus días.

La historia de aquel hombre cambió su mundo y no podía defraudar la honestidad y la apertura de aquel sujeto siguiendo con sus hábitos. Sabía que debía cambiar pero que ese cambio sería para bien, sería para dejar un mejor legado a sus seres cercanos y de paso, no dejar morir las lecciones de aquel extraño hombre en el bus.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s