Una verdad

on

Doce horas después de recibir la noticia, todos decidieron seguir adelante. Lo que iba a pasar, sucedería sin importar si ellos se quedaban o continuaban su camino. No obstante, el reto ahora sería improvisar todos sus movimientos e intentar conseguir los mismos resultados que les iba a dar el plan que llevaban formulando por meses.

La aventura más grande de sus vidas había sido meticulosamente pensada, calculada y prevista para evitar el mayor daño posible. No obstante, por más planificación, ellos sabían que sería inevitable sufrir en el proceso. Habría bajas y eso era algo con lo que todos habían decidido comenzar.

Antes de dejar su apartamento, el grupo cruzó miradas pero no se dijeron una palabra. Estaban claros de lo que tenían que hacer. Aunque todo había cambiado, la búsqueda de su objetivo se mantenía igual y la recompensa sería gigantesca si logran sortear los peligros que la noche les preparaba al cruzar el umbral que divide ese apartamento del pasillo principal.

Robar un periódico no sería fácil.

La misión iba a ser complicada. No por el lugar. Un periódico no es un banco; no tiene las medidas de seguridad de una bóveda llena de dinero ni las de una cárcel de máxima seguridad pero lo complejo de su tarea sería descifrar qué es lo que necesitan robar para que su “golpe” sea un éxito y puedan impedir que la noticia llegue al ojo público la mañana siguiente.

Para ellos, lo que este periódico quiere es solamente desestabilizar la maravillosa obra que su líder ha logrado construir para su país y eso que aún no llega a la presidencia de la Nación.

Según lo que el periódico quiere “revelar”, su líder habría extorsionado a todos los miembros de su partido para conseguir la candidatura por su movimiento político y de paso, habría amenazado a sus rivales para intimidarlos y así facilitar su ascenso al poder.

Para ellos, el periódico se equivoca y lo que su líder hizo no fue más que demostrar enérgicamente cómo su idea de liderazgo es lo mejor para el futuro de su país e incluso sus rivales tenían el derecho de saber como la visión de mundo de su líder es lo que más les conviene seguir.

Ese periódico habría conseguido entrevistas en donde su Líder habría amenazado la vida de sus contrincantes por el poder del país y también reuniones de su Líder con miembros de grupos internacionales de crimen organizado.

En fin, algo que el público no podría conocer porque el público no es capaz de entender que se deben de realizar sacrificios y forzar la mano de aquellos que, al no entender el bien mayor del país, solamente van a obstaculizar la llegada de una nueva era, llena de prosperidad para su patria en las manos de su Líder.

La entrada al periódico estaba siendo vigilada por un par de guardias de seguridad, nada que este grupo no pudiese controlar y anular con facilidad. Lo habían planeado por meses, pero el anuncio de que la información podría moverse a un lugar secreto por rumores que llegaron al medio, los hizo precipitar sus movimientos y actuar mucho antes de la fecha pactada por miedo a perder su ventana de oportunidad.

No obstante, el rumor que pudo haberse filtrado y llegado a ese periódico no cambia el hecho de que las personas, por naturaleza, son confiadas y creen que esos rumores nunca se convertirán en una realidad.

Especialmente los periodistas, quienes se sienten protegidos en la luz pública. Sienten que en lugar de esconderse, hacerse ver y escuchar, ponerse en la mirada de todos les da la protección que el anonimato y el secretismo no les brindaría. Pero hoy, hoy están equivocados.

Al momento de ingresar al periódico, una limusina se acercó a la puerta principal. Del vehículo bajaron el presidente del periódico y la gran sorpresa de la noche (incluso en una noche que no había dejado de sorprender a todos en el grupo), su Líder seguía de cerca los pasos del adinerado periodista quien surgió a la fama tras sus reportaje sobre la guerra en Mu y la vida de Horus.

Atacar el edificio pondría en riesgo la vida de su Líder y por supuesto que la del equipo, ya que, la escolta privada de su Líder frustraría sus planes de manera implacable al no saber de su plan en beneficio del hombre a quien protegen.

Una noche llena de sorpresas parece llegar a su fin con un sentimiento de derrota que se mezcla con la confusión que genera la visita de su Líder a ese periódico, en la compañía de quien en público ha sido su mayor crítico y con el riesgo constante de que la información que el grupo pretendía eliminar, sigue ahí; disponible y en una cuenta regresiva para que cualquiera de los periodistas que trabaja ahí la lleve a cada hogar de la patria por medio de su imprenta y edición matutina.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s