En las últimas semanas, el término “izquierda” ha sido asociado desde el comunismo hasta el satanismo en torno a un partido político en Costa Rica (prometí no hablar de política pero es necesario mencionar este dato).

 Semejante cacería de brujas contra el término “izquierda” me hizo pensar una cosa: ¿Qué es la vara contra la izquierda?”

 Este comentario no lo escribo solamente a la luz de los acontecimientos políticos que se viven y se vivirán en este país en las próximas semanas sino que lo redacto tras una vida cargada de discriminación, cargas, contratiempos, burlas, e imposiciones para los que de una u otra forma somos parte de la “izquierda”.

 Insisto, no hablo de política y espero, al terminar este escrito, no tocar ese tema. Me refiero más bien al hecho de ser zurdo, izquierdo, y las referencias que se asocian del término para con las personas que tenemos mayor habilidad física en nuestras extremidades izquierdas.

 “Hasta el siglo pasado (XX), a los zurdos se les “ataba” la mano izquierda para obligarlos a usar la derecha. Inclusive, muchas veces, no eran aceptados en las escuelas.” (ABC Color)

 Empecemos por la palabra misma. Para la Real Academia de la Lengua Española, el significado de “izquierda” va de algo bueno a algo malo y luego muy malo con variaciones de por medio. La “izquierda” es asociada con el corazón por la posición de ese órgano en el cuerpo humano. Luego, la RAE presenta explicaciones no tan halagadoras; por ejemplo, algo que va hacia la izquierda es algo torcido, incluso ilegal, o sin rectitud. En otros términos, izquierda puede ser un sinónimo de homosexualidad o incluso de alguien reformista no conservador (¿Algo bueno o malo?)

 En pocas palabras, “izquierda” apunta a la ilegalidad a lo torcido. Si consultamos otros idiomas fuera del español, nos encontramos que en el italiano, “sinistra” significa izquierda. De ahí que muchas personas utilicen la palabra “siniestra” en el español, para referirse a la (habilidad con la) mano o pierna izquierda.

 ¿Es la izquierda “siniestra” mientras que la derecha es la diestra (capaz, habilidosa)? ¿Quiere decir eso que los zurdos somos siniestros y además no somos habilidosos?

 Si ponemos atención al inglés, derecha es “right” así como “right” también significa algo correcto o estar en lo correcto. Es decir, ¿la izquierda es lo incorrecto? Creo que hay un patrón idiomático aquí en contra de la izquierda. We are being LEFT behind!

 Pero como culpar a las personas si la misma Biblia dice que el mejor lugar para estar es la “diestra”.

 Según Mateo, “a la diestra” es un lugar de honor (1 Rey.2:19; Mateo.20:21-23; cp. Mat.25:33-34; 26:64) y es por eso que desde niños aprendemos que Jesús va a sentarse a la derecha del Padre, no la izquierda.

 Incluso, es imposible dejar de lado a la heroica Juana de Arco, a la cual el hecho de ser zurda, le jugó en contra durante su juicio por ser bruja y diabólica.

 Al parecer, la Santa Palabra fue tomada muy a pecho por la sociedad occidental y por eso la vida a la “izquierda” no es tan privilegiada como hacia la derecha.

 Desde los pupitres en las escuelas y el colegio, los cuales son diseñados para derechos y que proporcionan una incomodidad total para las personas que escribimos con nuestra mano izquierda, la vida se pone cuesta arriba; primero: para entra en el pupitre y luego porque no existe un soporte para el brazo, así que hay que hacer malabares para escribir casi en el aire. [¿Ley 7600? Muy bien, gracias.]

 Otro detalle “anti-zurdos” en el sistema educativo occidental son los cuadernos. Escribimos de izquierda a derecha. Así que no es de extrañar que muchos zurdos sufrieran de regaños y burlas cuando sus dedos se llenaban de la tinta del lapicero que iban arrastrando conforme escribían nuevas palabras en sus cuadernos.

 A partir de 1800, no sólo se animaba a los zurdos a no serlo sino que con la Revolución Industrial la vida se empezó a tornar difícil para ellos.

 “Cuando empezaron a trabajar en fábricas en las que las máquinas estaban diseñadas para diestros, se veían raros”, dice Chris MacManus en un artículo de BBC Mundo. [Gracias Chris]

 “Luego la educación comenzó a ser obligatoria y tenían que sentarse en salones de clase y escribir con sus manos derechas usando plumas de tinta, así que hacían muchos manchones. El resultado de todo eso fue que los zurdos empezaron a ser estigmatizados, se les consideraba torpes y estúpidos” agregó MacManus.

 Otro dato, existe el acuerdo general y la quasi-aceptación como regla universal que todo zurdo escribe feo. Es decir, su caligrafía es mala. Eso siempre no es así.

 Existen otras invenciones que proponen un reto pero no un obstáculo para el zurdo y que con los años han sido asimiladas de forma natural a pesar de que a la hora de su diseño no se le consultó a ningún “sinestro” por su opinión. Me refiero a los automóviles y los mouse de computadora.

 Si bien, zurdo o diestro, los automóviles en estas latitudes funcionan con el volante a la izquierda, el sistema de frenos, marchas, radio y demás funcionalidades del automóvil están hechas para derechos. Es cierto. ¿Dónde está el interruptor para el cambio de luces o el botón para la luz de emergencia? Claro, al alcance de la mano derecha.

 En el caso del mouse, considero que la aceptación natural a la posición de ese pequeño aparato al lado derecho del teclado se debe al proceso de reconocimiento y adaptación a la nueva tecnología por parte de todos. Vimos por primera vez una computadora instalada en esa forma y así la recibimos como lo normal (derecho o izquierdo). No obstante, es obvio pensar en quienes son los beneficiados por tener el mouse a la derecha, incluso, ahora, para un zurdo (doy testimonio) es extraño utilizar el mouse con la mano izquierda.

 Si bien, muchas horas de ver “X-Men” me hace pensar que estas son medidas para obligar a los de izquierda (zurdos, no política. Lo prometí) a ser cada vez más derechos, la verdad es que el mundo es un lugar mejor gracias a este grupo de la raza humana que representa apenas el 10% de la población. Ya veremos por qué… [Continúa]

Advertisements